viernes, 11 de enero de 2013

No dejes pasar el tiempo, porque el tiempo no vuelve más. Aunque 

parezca a veces que se te apaga el cielo y que ya nunca más va a 

amanecer, no creas que tu mundo se quiebra en mil pedazos: a 

todos nos pasó alguna vez. El tiempo siempre nos va a enseñar, 

todo llega en la vida pero hay que esperar. Siempre hay tiempo 

para en un abrazo decir te quiero y que sea verdad. Todo se cura 

cuando hay esperanza, nunca es tarde si para el alma no hay un 

final. Hoy puedo entender que las cosas no terminan. Que lo más 

importante que tenemos suele ser aquello que no podemos ver a 

simple vista, eso que no podemos tocar, solo sentir; el alma y la 

memoria. Es ahí donde almacenamos todos esos recuerdos que vamos 

recogiendo a lo largo de nuestra vida. Es ahí donde nos seguimos 

encontrando. Somos dueños de todos esos recuerdos, jugamos a que 

todavía somos eso que queremos ser, y estamos como queremos 

estar. También pude entender que cuando nos hacemos daño, las 

heridas tardan mucho en sanar, y que necesitamos tiempo,es 

necesario que nos den tiempo. Que confiar no es algo fácil, que 

todos tenemos miedo de confiar. Que da miedo amar con todo el 

alma. Vamos caminando con una mochila llena de miedos, 

construyendo muros para no ser dolido, y en constante estado de 

alerta. A veces nos olvidamos de disfrutar, de perdonar, de reír, 

de llorar.Equivocarse es fácil, perdonar es tan difícil. Asumir 

errores, y aprender de ellos es lo más sano que podemos hacer, 

eso nos acerca.. por mas lejos que estemos. Cuando dos personas 

se quieren, nada esta terminado, nunca nada esta dicho, no hay 

últimas palabras. Fue perfecto, demasiado perfecto, que llegue a 

sentir miedo. Entiende que ser feliz un momento vale todos 

nuestros intentos.

1 comentario:

Florencia dijo...

¡ Totalmente de acuerdo con todo eso ! Me gusta mucho tu blog :) te sigo ! Saludos!